CARDIOLOGÍA

¿Qué hacer para cuidar nuestro corazón?

5 (100%) 2 votes

1. Baila, camina, hacé ejercicio!

Combatir el sedentarismo y procurar mantener un ritmo de vida activo es fundamental para cuidar la salud del corazón. Sobre todo, porque la ciencia ha dejado muy claro que el sedentarismo es una de las causas de afecciones cardiacas y, en especial, coronarias.

Hay que recordar que, el corazón, como todo músculo, necesita ejercitarse. De lo contrario, es de esperarse que, en algún momento, disminuya su rendimiento y falle.

Incrementar la frecuencia del ejercicio, ya sea a través de actividades como caminar o correr, favorece considerablemente el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. 

Es importante que elijas un tipo de actividad física que te agrade y te satisfaga. De esta manera, te ejercitarás con agrado y liberarás la tensión emocional acumulada.

2. Aprende a relajarte

En vista de que la ansiedad y el estrés crónico son dos variables que tienen una gran incidencia en la salud cardiaca, es importante aprender a gestionarlos correctamente.

Conocer y aplicar las mejores formas de liberar la tensión emocional, ayuda a disminuir los riesgos de sufrir las molestias derivadas de las enfermedades cardiovasculares y también, estas. 

Existen muchas técnicas de relajación que pueden ser muy sencillas pero sumamente útiles en el día a día. Y ¿por qué? porque, en parte, las técnicas de relajación nos ayudan a prestar la atención al proceso que se lleva a cabo, en el momento, y a restarle importancia a aquello que produce malestar o incomodidad.

Una de las técnicas más recomendadas es la respiración profunda. Esta ayuda a mejorar considerablemente la oxigenación del cerebro y los demás órganos del cuerpo.

Los ejercicios de respiración profunda (también conocida como abdominal o diafragmática) se llevan a cabo al inhalar lenta y profundamente, utilizando el diafragma.

3. Aléjate de los excesos

Para cuidar la salud de tu corazón es fundamental mantener un estilo de vida equilibrado. Y, evidentemente, esto implica alejarse de todo tipo de excesos. Sin embargo, hay dos tipos de excesos que deben evitarse a toda costa: el tabaquismo y el alcoholismo.

En cuanto al primero, es bien sabido que la nicotina y demás sustancias contenidas en los cigarrillos perjudican múltiples aspectos de la salud. No solo es dañino para tus pulmones (y los de las personas que te rodean), sino que también perjudica el funcionamiento del sistema circulatorio.

El monóxido de carbono inhalado reduce la cantidad de oxígeno transportada por la sangre, por lo que el corazón debe bombear más glóbulos rojos; esto se traduce en un esfuerzo que, con el tiempo, desgasta al corazón.

Aunque no lo creas, muchos estudios sugieren que el tabaco causa más muertes por daños cardiovasculares que por daños en el aparato respiratorio.

Ahora bien, aunque hay quienes recomiendan consumir cierta dosis de vino regularmente para gozar de una buena salud, esto no quiere decir que se apruebe el consumo excesivo de alcohol en general.

El alcohol influye en el aumento de la presión arterial y esto, puede promover todo tipo de consecuencias para el sistema cardiovascular.

¿Cuidar la salud del corazón es una responsabilidad?

Sí, cuidar la salud del corazón es una responsabilidad que requiere una acción constante y, sobre todo, coherente. En otras palabras, la práctica de buenos hábitos, mantenida en el tiempo, podrá favorecer la salud y brindar los beneficios deseados, incluso, para el corazón.

Si pones en práctica los consejos anteriormente mencionados y sigues las recomendaciones de tu médico, podrás cuidar la salud del corazón apropiadamente.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *